A nuestras organizaciones hermanas en Nicaragua

Wuppertal, Alemania a 11 de marzo de 2014

 

Por medio de esta carta queremos expresar nuestra solidaridad con las familias de los dos fallecidos asesinados por la Policia durante la manifestación el 18 de enero del presente año en Chichigalpa, así como también a los compañeros de ASOTRAIRC en la cual se exija la indemnización y ayuda médica ante el ingenio azucarero.

 

El Estado y gobierno de Nicaragua a pesar de la carga histórica de sus siglas de izquierda revolucionaria (FSLN) a mostrado poco interés con los trabajadores afectados con insuficiencia renal crónica (IRC) por el uso de agroquímicos en la industria azucarera. Donde en lugar de proteger y defender los derechos de los trabajadores ante los industriales, el Estado, sino lo hace directamente, ha protegido a los industriales indultandolos de sus responsabilidades de indemnizar a los trabajadores victimas de IRC, así como no castigando la practica del uso de agroquímicos.

 

Esta practica se ha venido dando desde hace ya varios años con los trabajadores de la caña, donde por más charlas y negociaciones no se ha llegado a satisfacer ni proteger minimamente a los afectados de IRC, así como no se ha logrado que se modifiquen el uso de pesticida que afectan a la salud de los trabajadores del azúcar.

 

Es por esto que los trabajadores enfermos con IRC, condenados a tener diálisis de por vida y no teniendo recursos, se han manifestado el 18 de enero para exigir justicia y el Estado ha respondido con el uso de la fuerza y el uso de armas de fuego, que han quitado la vida de dos personas.

 

En un comunicado el Estado ha afirmado que los policías accionaron sus armas de fuego por voluntad propia, sin embargo nosotros vemos que los policías son simplemente los peones que obedecen ordenes del Estado donde el verdadero responsable de la muerte de los compañeros es el Estado que no ha cumplido su deber de proteger a sus ciudadanos ante las practicas atroces de explotación de los empresarios, así como los empresarios que al ser protegidos por el Estado continúan dañando la salud de los trabajadores y no tomando la responsabilidad que les corresponde al no indemnizar a los obreros ya enfermos ni han recibido castigo.

 

Por lo que exigimos que no solo se castigue a los policías que accionaron sus armas contra el pueblo sino también a los mandos y empresarios causantes de tanta miseria y muerte de la población de Chichigalpa. Así como una indemnización para todos los enfermos de IRC y la suspensión del uso de pesticidas que tanto dañan a la población, a la naturaleza y sobre todo a los trabajadores de los ingenios.

 

Atentamente

 

Oficina de Información Nicaragua.

 

Hinterlasse eine Antwort